Ácaros y hongos: Invitados no deseados.

Como ya deben saber, la piel de nuestros erizos de tierra requiere de ciertos cuidados para prevenir la aparición y contagio de infecciones y parásitos que afectan no solo la piel, sino que también su pelaje y púas. Las afecciones más comunes son hongos, ácaros e infecciones bacterianas.

 

 

Hongos

Los más frecuentes son hongos dermatofitos -vale decir, que se alimentan de la dermis o piel-, que afectan a la capa más externa de la piel y producen lesiones inflamatorias. Ellos sin el tratamiento adecuado y mientras no se desequen pueden proliferar por meses y años.

 

Prevención

El aseo del habitáculo y controlar la humedad y ambiente, pueden jugar un rol importante cuando hablamos de la proliferación de hongos. Por lo que es importante la ventilación del habitáculo y realizar aseo a diario limpiando orina y retirando el sustrato húmedo. Al mismo tiempo debemos cuidar de secar muy bien a nuestros erizos de tierra al bañarlos, que aunque es una tarea que se realiza con poca frecuencia el correcto manejo, evitando el ingreso de agua a orejas y un buen secado, toma un importante lugar para evitar la aparición de los hongos.

Síntomas

Es importante acudir al veterinario tan pronto como se presenten anomalías en su piel, caída inexplicable de púas, desprendimiento de piel, mal olor, lesiones y llagas en la piel, resequedad y orejas cuarteadas.

Diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Dependiendo de cuán exitosa sea la proliferación del hongo y su agresividad, el tratamiento podrá ser más o menos extenso. Éste suele contemplar la aplicación de una crema tópica(*) que combata los hongos, o bien, un shampoo especial. Siempre acompañado de un control veterinario para ver la evolución conforme pasan los días o acaba el tratamiento. La constancia en el tratamiento es fundamental para controlar y erradicar el hongo, y evitar que éste tenga repercusiones graves en la salud del erizo de tierra. En casos extremos, con desprendimiento de púas y/o piel, se suele realizar una muestra del tejido afectado y puede requerir intervención quirúrgica junto a un tratamiento mucho más exigente, que no asegura la reaparición de la púas desprendidas.

 

Ácaros.

Son parásitos externos de muy rápida reproducción, que se alimentan de la descamación de la dermis de nuestros erizos de tierra. Pueden sonar como una amenaza menor e inofensiva, pero una población de ácaros descontrolada puede fácilmente evolucionar en sarna.

Prevención

La prevención de los ácaros radica principalmente en evitar el contacto con erizos de tierra ya infectados, y el contagio por compartir sus pertenencias. Asimismo se sugiere una buena alimentación y ambiente adecuado, evitando el estrés biológico y psicológico, que suele bajar las defensas, permitiendo la proliferación de éstos. En erizos de tierra que ya recibieron el tratamiento se debe evitar reutilizar sacos y elementos que puedan albergar ácaros, ya que aunque se laven, podrían aún estar presentes huevos y ácaros vivos.

Síntomas

Detectar los signos de la presencia de ácaros y su pronto tratamiento pueden marcar la diferencia en las consecuencias a largo plazo, los ácaros suelen acompañarse de  descamación muy notoria de la piel o ‘piel reseca’, picazón, necesidad de frotar su cuerpo contra objetos o rascarse, seborrea, heces de ácaros formando costras café o blanquecina en la base de las púas o alrededor de ojos y orejas, y en casos más graves que empeoran debido al descuido y postergación del tratamiento incluyen la caída de púas y su extensión hacia la cara, sarna, pérdida parcial o completa de la vista y el oído. Cuando los ácaros se alojan en sus orejas los erizos de tierra tienden a rascarse mucho con sus patas o frotándose contra algo, suelen presentar un cambio notorio en su piel y pueden ser detectados en la cerilla del canal auditivo. El mal manejo y tratamiento puede llevar al erizo de tierra a desarrollar un caso de sarna bastante agresivo.

Diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Al acudir al médico veterinario y relatar los síntomas, éste realiza una revisión a nivel microscópico a través de una cámara especial, mediante la imágen se podrá determinar el tratamiento a seguir. Antiguamente se les inyectaba ivermectina, pero debido a que el riesgo es desconocido, se opta por un tratamiento mucho más seguro que es la selamectina en pipeta cuya dosis y repeticiones debe ser indicada y suministrada por un médico veterinario. El tratamiento debe ser complementado con el aseo total de la jaula, reemplazo de sus camas por sacos hechos de sabanilla higiénica y usar sabanilla higiénica que se cambie con frecuencia en lugar de sustrato. Al cabo de unas semanas el erizo debería estar libre de ácaros, sin embargo en casos más graves y complejos podría ser más extenso.

La salud de tu mascota es importante, por ello debes acudir al veterinario frente a estos síntomas. Recuerda que la salud es un derecho primordial como ser vivo, negársela es abandono y maltrato. No pruebes remedios caseros o automediques jugando con su bienestar.

(*) Con el fin de evitar la medicación indebida sin supervisión médica veterinario, hemos decidido no mencionar los nombres de fantasía de los fármacos ni dosis que se emplean en el tratamiento.

Valentina Guerrero
Encargada de Área de Rescate, Rehabilitación y Adopciones en Club Erizos de Tierra Chile.

2 Comentarios en “Ácaros y hongos: Invitados no deseados.

Deja un comentario