Frío e hibernación: Peligros del invierno

 

La hibernación es una medida de supervivencia que prevalece apesar de que nuestros erizos de tierra no son capaces de ejecutarla de manera segura y eficaz. Tomando en cuenta esto, es importante regular la temperatura para que nuestras mascotas se desenvuelvan en un ambiente a lo largo del año entre los 22ºC y 28 ºC, previniendo así la hipo e hipertermia, al mismo tiempo que le proveemos alimentación completa de manera constante, ya que la escasez de recursos es otro factor que induce la hibernación.

 

¿En qué consiste la hibernación?

Es un estado fisiológico de aletargamiento que manifiestan ciertas especies como respuesta a condiciones extremas, de intenso frío y escasez de alimento. Para una hibernación adecuada y segura, los mamíferos debiesen realizar un acopio de grasa en el cuerpo durante las semanas previas a este proceso, el cual implica un descenso de la temperatura corporal cercana a la temperatura ambiente y una disminución general de las funciones metabólicas, fenómenos para los cuales un erizo de tierra (de la especie que tenemos como mascota) no se encuentra preparado.

 

 

¿Por qué se induce la hibernación?

Existen dos factores principales que son capaces de inducir la hibernación en nuestro erizo de tierra, ya los mencionamos y nos referimos a bajas temperaturas y escasez de recursos, pero ¿a qué nos referimos?.

Adecuándonos a la especie de la que hablamos, una baja temperatura corresponde a toda aquella inferior a los 18ºC, ante la cual un erizo comenzaría a responder con intentos de hibernación. Las temperaturas inferiores a ésta podrían además inducir un estado de hipotermia sin hibernación necesariamente. Cuando hablamos de escasez de recursos, nos referimos a una baja y/o intermitente disponibilidad de alimento, tal como ocurre en los meses fríos de invierno en la intemperie. La disponibilidad del alimento debe suplir completamente la ingesta necesaria de nutrientes, es decir, hay que proveer suficiente y buen alimento como para cubrir la necesidad nutricional, en especial calórica, del erizo de tierra.

 

 

¿Cómo prevenir la hibernación?

Tomando en cuenta el punto anterior, la prevención de la hibernación es bastante sencilla; eliminar los factores que la inducen. Necesitaremos entonces un método de calefacción que sea seguro, eficaz y constante brindando una temperatura ambiental no inferior a los 22ºC y no mayor a los 28ºC. Este método puede consistir en una placa calefactora, ampolleta térmica de cerámica con su soporte, calefactor ambiental eléctrico, o todas las anteriores. Por otra parte, debemos encargarnos de brindarle un buen alimento a diario y sin intermitencia, vigilando siempre que se lo coma todo o gran parte de su ración sugerida, que varía entre una y dos cucharadas de alimento.

 

 

Riesgos y repercusiones de la hibernación en erizos de tierra

· Daño neurológico.

· Pérdida de extremidades.

· Necrosis y quemaduras por frío.

· Bajopeso y desnutrición.

· Hipotermia y mala circulación de la sangre.

·  Inanición y muerte.

 

 

¿Cómo sacar a un erizo de tierra de un estado de hibernación?

Consigue una manta o toalla y secador de pelo. Deberás cubrir al erizo de tierra con la manta y brindarle calor con el secador de pelo con movimientos suaves de abanico a 15-20 cm de distancia para evitar quemaduras. Conforme pasan los minutos, el erizo de tierra debería comenzar a responder abriéndose lentamente, moviéndose y agitando su respiración. Una vez despierto, estable y sin dejar de brindarle calor, entibia su saco y mételo de vuelta. Tempera el ambiente en la temperatura adecuada y vigila que haga su vida activamente, coma, defeque y orine con normalidad.

Es posible que sus primeras fecas después del episodio sean más blandas, verdosas y con mucosidad en respuesta al estrés por el frío, pero esto no debería prolongarse en el tiempo. Si tu erizo de tierra no responde a esto a los 20-30 minutos, abrígalo bien y acude de inmediato al veterinario.

 

 

¿Cuándo acudir a un médico veterinario?

Siempre debemos acudir a un médico ante los siguientes síntomas:

·  Problemas de coordinación de los movimientos, tambaleo y parálisis.

·  Necrosis de extremidades y quemaduras por frío.

·  Problemas y complicaciones al sistema respiratorio.

·  Respuestas lentas, fatiga, falta de apetito, problemas de micción y para defecar.

·  Si no responde al calor, no se abre y no logras estabilizar la situación.

· Cualquier otra situación o afección anormal que detectes.

Valentina Guerrero
Encargada de Área de Rescate, Rehabilitación y Adopciones en Club Erizos de Tierra Chile.

Un Comentario en “Frío e hibernación: Peligros del invierno

Deja un comentario