Hembras: foco de enfermedades al sistema reproductivo y urinario

 

 

¿Qué problemas pueden desarrollarse en hembras?.

En hembras, hay muchisimas enfermedades y trastornos que pueden presentarse, siendo factores que aumentan el riesgo la edad, madurez sexual, desajuste hormonal y la cruza. Hay enfermedades tremendamente agresivas que pueden avanzar de manera súbita, rápida e impredecible en cuestión de semanas o meses. Muchos de éstos se encuentran de manera exclusiva en hembras dada su anatomía, muy distinta a la del macho.

Infección urinaria/vaginal

Es una afección provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario, que sin el tratamiento adecuado puede provocar daño a los riñones, vejiga y una reincidencia crónica. Su causa puede ser falta de higiene, aunque hay erizas con tendencia a esta complicación por su anatomía o reincidencia, lo importante es detectarlo a tiempo para su tratamiento pronto y eficaz. Los síntomas claves son orina de olor más fuerte y turbia, dificultad para orinar o micción muy frecuente, inflamación y sensibilidad genital, expulsión de pus o fluidos de mal olor y color extraño, sangrado vaginal, engrosamiento del útero y vagina palpables.

 

Piometra

Es una afección originada por una infección en el útero y acumulación de secreciones en su interior, tiene relación con las hormonas reproductivas y madurez sexual. Los síntomas se perciben de manera súbita, y tiene consecuencias potencialmente mortales si no es detectada y tratada a tiempo, considerándose una urgencia médica y es más frecuente de lo pensado. Su síntoma más frecuente y evidente consiste en la descarga vaginal de pus y/o sangre, a veces acompañado de decaimiento e inapetencia, inflamación del útero y engrosamiento de sus paredes palpable, fiebre, orina con mayor frecuencia a la normal. Si no es tratada a tiempo puede llegar a una infección mayor que compromete más órganos y tejidos, siendo fatal.

 

Tumores

Son masas compuestas por tejido lipídico (grasas) o fribroso (muscular) que pueden ser benignas o malignas (evolucionando en cáncer), lo cual se averigua mediante biopsias. Pueden ser muy impredecibles, por lo que se debe monitorear su crecimiento y cambios de forma. Son complejos de detectar, ya que suelen ser asintomáticos y estar a un alcance difícil de palpar y detectar. Generalmente cuando una eriza se queja de dolor, deja de realizar su vida con normalidad y presenta hemorragias (tumor uterino u ovárico) o fluidos de apariencia lechosa o ensangrentado (tumor mamario) ya es demasiado tarde. Comúnmente se desarrollan en el útero y ovarios, siendo menos común, pero no imposible que aparezcan en mamas. El tratamiento suele ser la extracción de éste mediante cirugía evaluando y sopesando las condiciones, y si el tumor es inoperable o aqueja demasiado al animal se ofrece un tratamiento paliativo farmacológico para calmar el dolor e incomodidad en casos extremos, pero este no es una cura.

 

Quistes

En palabras muy simples son una especie de bolsa membranosa que contiene fluidos o materias anormales. A veces resulta complejo distinguir un tumor de un quiste, en este último caso el pronóstico es más alentador. Suele ser asintomático al igual que el tumor, y puede ser extraído o drenado dependiendo de su ubicación y composición, asimismo se puede complementar con antibióticos dependiendo del contenido del quiste y su gravedad.

 

Cáncer

Es la proliferación de células ‘malignas’ de manera anormal e incontrolada. Usualmente se detecta en etapas avanzadas, ya que no suele presentar síntomas visibles, y en caso de que los presente suelen ser los mismos del tumor, pero agravados. Su avance es impredecible, podría tomar semanas en cambiar de un estadio a otro. Su tratamiento suele consistir en una ovariohisterectomía ( extirpación de útero y ovarios), o bien la mastectomía (extirpación de mama parcial o total). En casos avanzados es difícil determinar si el cáncer llegó a la médula, en cuyo escenario se convierte  en una enfermedad irreversible, sin tratamiento y terminal.

 

Embarazos no deseados o de alto riesgo

La maternidad en estas hembras es en extremo compleja y delicada, donde lamentablemente hay riesgo de abortos, canibalismo y/o abandono por parte de la madre hacia sus hijos, dificultades en la labor de parto y atascos debido a un canal muy estrecho, carencias nutricionales y descalcificación, muerte durante el parto, por nombrar algunas consecuencias. Es un acto que puede traer consigo una situación muy desfavorable y exhaustiva para la hembra, lo bueno, es que no es una necesidad biológica y ellas tampoco ansían tener hijos, ya que eso no es más que una humanización con el concepto de la familia. Si lo piensas detenidamente, la eriza después de su gestación está tan solo 45 días con sus hijos, por lo que su maternidad es bastante breve. De hecho ellos no tienen ese sentido de consanguinidad que poseemos nosotros, por lo que es común que se crucen entre parientes corriendo riesgo de enfermedades genéticas.

Nota: Es muy importante aclarar que las erizas no presentan sangrado menstrual, por lo que cualquier sangrado o flujo sanguinolento debe ser considerado anormal y un síntoma de gravedad para visitar al veterinario a la brevedad.

 

¿Por qué es importante estar informados al respecto?.

A la hora de una urgencia médica o cambios notorios en nuestra mascota, es importante estar en conocimiento de los síntomas y riesgos, y de esta forma, poder actuar de manera oportuna para prevenir complicaciones mayores e incluso la muerte. Siempre debemos estar pendientes de los signos mencionados anteriormente, ya que su detección temprana puede aminorar el impacto del problema y proporcionarle una mejor vida con un tratamiento o intervención quirúrgica.

Valentina Guerrero
Encargada de Área de Rescate, Rehabilitación y Adopciones en Club Erizos de Tierra Chile.

3 Comentarios en “Hembras: foco de enfermedades al sistema reproductivo y urinario

    1. Valentina Guerrero Autor del artículo

      Afortunadamente sí, al extirpar el útero y ovarios se elimina el riesgo de lo mencionado, y en el caso de la infección urinaria, su reincidencia es mucho menor según lo observado. Se puede esterilizar desde temprana edad, siendo lo ideal al año de edad, ya que ahí están desarrollados completamente sus órganos y la cirugía es mas fácil. Próximamente subiremos un artículo dedicado a la castración en machos y hembras.

  1. Pingback: Castración: más que sólo prevenir bebés. | Club Erizos de Tierra Chile

Deja un comentario